Diez claves de la comunicación digital

La comunicación es uno de los supuestos básicos del marketing. En el caso del marketing digital tiene sus particularidades, ya que no estamos frente el púbico o futuro cliente, a pesar de la posibilidad de establecer una comunicación sincrónica.

Debemos dedicarle tiempo, a la elaboración de los mensajes que deseamos transmitir a los destinatarios, porque, ojo, todos no son iguales, aquí entra el tema de la segmentación y el embudo de conversión.

Diez elementos clave a tener en cuenta para realizar una comunicación digital efectiva serían las siguientes:

1.- Accesibilidad. Cualquier empresa, de cualquier tamaño, puede hacer publicidad. Esta es posible gracias a las oportunidades ofrecidas por los medios digitales, fundamentalmente las redes sociales, por medio de las plataformas profesionales. Cada empresa ajusta su publicidad a su capacidad de recursos, tanto humanos como financieros.

Te recomendamos consultar Cómo gestionar tu estrategia en las redes sociales.

2.- Economía. No se necesitan grandes presupuestos ni de producción ni de pautado. Existen posibilidades para empezar a establecer una comunicación, incluso sin inversión, aunque no es recomendable, tampoco hay que invertir todos los días. Podemos establecer nuestras propias pautas de comunicación utilizando estrategias SEO. No obstante debemos planificar la inversión en comunicación y publicidad. Sí, hay que visualizarlo como una inversión y no como un gasto, porque debe retornar lo invertido y un porciento de ganancia. Es importante tener en cuenta el Retorno de la Inversión (ROI).

3.- Universalidad. Puede alcanzar a clientes y poténciales clientes en todo el mundo. La ventaja que tenemos en la actualidad, que, en dependencia de nuestro rublo, podemos tener clientes en cualquier parte del mundo, gracias al marketing digital. No importa si ofrecemos productos o servicios.

4.- Nuevos medios y formatos. Diversidad de plataformas y múltiples formatos para comunicar y vender. Por suerte existe una amplia gama de herramientas que posibilitan la producción de contenidos en diversos formatos (texto, imágenes, audios o videos fundamentalmente), estos son la base para empezar a establecer una comunicación con nuestros futuros clientes. Mediantes nuestras plataformas digitales creamos los mecanismos de pago, teniendo en cuenta la creación de las pasarelas de pago y evitando objeciones para los usuarios. En otras palabras, que ellos se sientan confiados a la hora de pagar. Es por tal motivo que se debemos desarrollar un sitio web profesional.

5.- Mayor conocimiento de nuestro público. La relación es bidireccional y podremos aprender de ellos. Ya pasó la época en que las empresas marcaban las pautas de sus productos o servicios. Hoy la tendencia es escuchar a nuestro público y ofrecer lo que realmente quieren y necesitan. También tener en cuenta lo valores que defienden y desean ver cómo las empresas se identifican con ellos, por ejemplo: el cuidado del medio ambiente o la defensa de diversidad cultural. Conocerlo va a marcar el éxito, en gran medida, de nuestra empresa.

6.- Personalización de la comunicación. Se establece una relación uno a uno con nuestro público. Se trata de centrarse más en el usuario y no el producto, porque si lo conocemos mejor, las ofertas serán teniendo en cuenta sus puntos de dolor a resolver. Estudios demuestran que los usuarios compartirán más sus datos si han vivido una experiencia personalizada y específica con las empresas que desarrollen este tipo de estrategia. Disponemos de herramientas de marketing digital que permiten individualizar nuestros mensajes y conocer mejor a nuestro público. Es encaminar nuestro trabajo para obtener un perfil más completo de nuestro público, construir confianza mediante la transparencia, la cual aumenta la tasa de conversión.

Te recomendamos leer aquí ¿Sabes cuál es tu público objetivo?

7.- Nuevas formas de crear valor. Un público cada vez más digital nos abre puertas para lograr nuevas formas de posicionamiento. La idea final es vender, pero antes de vender debemos pensar en cómo crear valor agregado en nuestra empresa para el cliente. Tenemos que pensar en cuál es el valor que tiene nuestro producto o servicio para nuestro cliente, es por eso que debemos considerarlo como un activo de la empresa.

¿Sabes cómo es el comportamiento del consumidor digital? Descúbrelo aquí.

8.- Rapidez. La comunicación en tiempo real se realiza gracias a las redes sociales digitales y otras herramientas para sitios web en sincronía. Los perfiles de empresa en las redes sociales, como Meta en Facebook, Instagram y WhatsApp permiten un intercambio de comunicación más inmediato. Cada vez el tiempo de espera de los consumidores digitales es más corto. Un consumidor digital espera solo unos pocos segundos para que un sitio web cargue, igual para obtener una respuesta. Debes asegurarte de ser eficiente en el tiempo de respuesta para mejorar la experiencia del usuario, si no puede ser inmediata, al menos hacerla en el mismo día. Por suerte podemos configurar respuestas automatizadas con nuestros productos o servicios.

9.- Amplificación. Los propios usuarios pueden convertirse en emisores de nuestro mensaje, en prescriptores. Son aquellos que tienen las capacidades para influir en un público determinado cuando emite una valoración, opinión, comentarios, etc. sobre una marca, producto o servicio. Los famosos o autoridades en su ámbito profesional también son prescriptores, ya que tienen poder y autoridad sobre determinados contenidos. Cualquiera de ellos puede influenciar en la decisión de compra o consumo de un servicio. Los procesos hoy no son una simple transacción de compra y venta. Los clientes potenciales cada vez más buscan información antes de tomar la decisión de comprar. Ahora pueden buscar dentro de una amplia gama de oportunidades dónde comprar y es aquí donde las empresas mejor preparadas en marketing digital tienen la opción de ganar.

10.- Medición. Obtenemos resultados cuantitativos y cualitativos en tiempo real. La comunicación de la marca con el usuario deja de ser unidireccional para convertirse en bidireccional. Hoy es muy importante saber y medir qué dicen las personas acerca de nuestra marca. Este contexto las empodera, pues tiene la capacidad de reclamar, sugerir, opinar o felicitar. Facilita la segmentación de nuestros targets, así la marca optimiza y personaliza el mensaje según su público, atare más la atención y los resultados son más relevantes. Permite la capacidad de medir, tomar mejores decisiones según los datos generados. Posibilita analizar las campañas en tiempo real y realizar nuevas campañas con igual o mayor éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.